Coincidencia o Diosidencia

COINCIDENCIA O DIOSIDENCIA!!!! La conocí en misa, sentada con su esposo y sus dos pequeñas hijas, estaba detrás de la banca donde mi familia y yo escuchábamos la Eucaristía.

En el momento de la paz, viré hacia ella, al estrechar la mano, me sonrió, de una manera cálida y con toda la sencillez que la caracteriza. Al finalizar la celebración mi marido me dijo: Adriana, ella es la persona de quien te he hablado que va a nadar y que le he platicado de las vitaminas (unas que tomamos en la familia); así fue la presentación y el primer encuentro.

-Hola soy Marisol Domínguez -me dijo, cruzamos algunas palabras, me dio su número de celular; quedé en llamarla para seguirle platicando de las vitaminas, nunca lo hice. Era Julio del 2013. Dios y la Virgen tenían otros planes para mí.

Uno meses antes, mayo para ser exacta, en una conferencia que dictó Margarita Zavala aquí en The Woodlands, Tx. para inaugurar una Asociación, al momento de las preguntas y respuestas, Angie Galindo, a quien había conocido en unas clases de Inglés y que hoy es la Coordinadora Internacional de Manualidades y Talleres, se levantó y le hizo algunos comentarios a Margarita, entre ellos le dijo que estaba en AMSIF, Margarita recibió con alegría esa noticia, respondiendo que su mama (Mercedes Zavala) formaba parte de esta Asociación. En ese lugar fue donde escuché por primera vez el nombre de AMSIF.

Al final de dicha reunión hablé con Angie y le pregunté sobre AMSIF, la verdad no sé porque me llamo la atención pero así fue; Angie me dijo: en septiembre te voy enviar por email con información sobre una reunión que vamos a tener para que se conozca que es AMSIF y de que se trata. Le di las Gracias quedando en la espera.

La verdad olvidé que ese email llegaría. Haciendo énfasis a su formalidad, tal como lo prometió Angie, a principios de septiembre llego el email, con una invitación para una reunión en la Iglesia de St. Simone and Jude, donde se daría a conocer AMSIF.

Algo se movió en mi interior que me hizo poner atención para asistir a dicha reunión , me habían invitado a la apertura de otras cosas pero como se dice dentro del lenguaje coloquial, no me latían. Llegue a la Reunión y cuál va siendo mi sorpresa que quien la presidía era Marisol, a quien no le había hablado para contarle más de las vitaminas, me dio pena al verla, pero me la aguanté!

Había varias personas, hablando de lo que era AMSIF, que evangelización, que familia, que la guardería, que la transformación de vidas, que se necesita mucho apoyo, y no sé cuántas cosas más. Mucha información para mí en ese momento. Presentaron un video a manera de invitación, entonces me dije: “Adriana creo que es hora de dejar el Club del Libro, los desayunos y lunch ́s, y te dediques a hacer algo más productivo”. Nunca habrá nada más gratificante que servir a los demás. Sin saber a ciencia cierta a lo que iba, le dije a Elena Mongrell quien me entrevistó, que me gustaría dar Familia,

Esta perfecto me dijo!!!! Solo que antes hay que tomar un Seminario en octubre y noviembre tres veces por semana para ser “Animadora” ¿Animadora???? Bueno, dije, veremos de que se trata. Me empezaba a familiarizar con los nombres y los términos.

Inicie el Seminario, ahí conocí a Faby Veytia y a muchas compañeras que hicimos un grupo muy bonito. Chelo Okuhysen mama de Marisol nos dio casi todo el Seminario, me fascino; con su manera tan especial de impartir las sesiones, hizo que me enamorara más del Apostolado.



Inicie como Animadora de Familia en San Carlos Borromeo, siempre digo que me aventé al ruedo sin capote, pero Gracias a Dios, salí bien librada. Dentro de lo mejor daba inicio mi transformación y la de mi Familia.


Tuve la enorme suerte de conocer a Carmelita, ella me entrego mi Diploma por haber terminado el Seminario para Animadoras. Egrese de la segunda generación en Houston, Tx. Carmelita me fascino. Qué mujer!!!! Su dulzura, calidez, firmeza de mente, entrega, y plena convicción, me convencieron aún más de lo que quería hacer con parte de mi vida. Después de conocerla me dije: “Esto es lo mío, hasta donde Dios me lleve”.


Muchas cosas increíbles pasaron después, nuestra oficina era la camioneta, en los grandes trayectos por los “Freeways” sosteníamos las reuniones cuando visitábamos a los sacerdotes que Marisol había contactado con el fin de abrir centros. Con más acuerdos que desacuerdos, y con un Equipo que se fue consolidando gracias a Marisol Domínguez, Houston llego a niveles altos en inscripciones y Centros.


Nunca se cansaba, siempre buscaba el tiempo para hacerlo todo, incluyendo la atención a su Familia; algunas veces Faby y yo no le aguantábamos el paso, pero ahí continuábamos. Estábamos enamoradas de nuestra misión.


Hoy a 9 años de distancia le agradezco a Dios el hacer que mi camino se cruzara con el de Marisol, y aún más agradezco el que esto nos haya unido en una Amistad que se brinda con unos lazos de Familia.

Hoy a 9 años de distancia estoy más que comprometida con este Apostolado, es una enorme Bendición el tener la oportunidad de formar parte de algo, donde el Amor, la entrega, y el compromiso se dan al unísono.


Hoy a 9 años de distancia agradezco lo que haya sido, Coincidencia o Diosidencia para estar aquí y compartir con ustedes este Gran Don de DIOS. Y a un año de distancia de servir a Dios a través de la Coordinación Internacional, soy la más agradecida por haberme subido en este Barco y navegar con cada una de ustedes queridas Animadoras; todas y cada una forman parte de esta maravillosa tripulación que tiene en la mira un solo objetivo: “Llegar a la orilla, para cumplir con la misión”.



Las invito a que sigamos sumando Coincidencias o recibiendo las Disidencias, que en esta travesía se presenten, vamos por mas, haciendo lo conveniente con lo marcado por los signos de los tiempos, es solo el principio. De la mano de Dios y María Santísima. Y algo más, GRACIAS por hacer que cada día busque el tener una mejor versión para mi persona, sin lugar a duda TODAS ustedes son mi inspiración.





173 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo