• Adriana González

Jesús la brújula que nos lleva a construir un mundo de esperanza


“Quien quiera vivir con dignidad y plenitud, no tiene otro camino que reconocer al otro y buscar su bien, la vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad, la vida madura a la vez que nos damos a otros.” Papa Francisco La Alegría del Evangelio PGS. 9-10



Te invito a que hagas un espacio de tiempo y que te mires al espejo ¿Qué ves más allá de ese hermoso rostro?

Inicia un nuevo ciclo en AMSIF, un periodo que nos brinda la oportunidad de salir cual pastor en búsqueda de sus ovejas; los signos de los tiempos y los recientes acontecimientos nos marcan un camino diferente para dar cumplimiento a nuestra misión y a ello debemos responder poniendo toda la disposición y actitud posible.



Puntualizando en lo que marca nuestra Carta de Identidad, es el momento de acrecentar la unión de grupo entre animadoras, colaboradoras, participantes y egresadas para dar continuidad a la misión como un solo CUERPO, uniendo esfuerzos, fortaleciendo los equipos de manera que continue la vivencia en un ambiente de comunidad. Es posible que ante las circunstancias, la desesperanza se haya hecho protagonista; hoy más que nunca, voltear la cara a Jesús Nuestro Padre, debe ser una constante, Él es la brújula precisa que nos lleva por un camino donde podremos construir un mundo de esperanza, donde los miedos se minimizan por su luz que es el cimiento en nuestro andar, convirtiendo en total certidumbre la razón y el fundamento de toda duda.

La Gracia de Dios siempre llega en el momento oportuno.



¿A quién ves en ese espejo cuando te miras? ¿Cuál sería tu respuesta?

Creo que en ese espejo se ve una mujer que es protagonista de una historia que se cuenta por si sola, y que de la mano de Dios y de la Virgen ha transformado vidas empezando por la propia, veo una mujer con las ganas de cumplir un compromiso dado, con el animo de prolongar un “Sí”, y sostenerlo hasta el límite de la conciencia que dicta el amor por la entrega; veo una mujer de servicio que cambia la palabra difícil por la frase de “si puedo”, una mujer con el espíritu muy en lo alto; a esa mujer que veo es a una AMSIFA dando testimonio con su vida, amando a la Iglesia, y sirviéndole a Dios a través de este apostolado.


Y en ese servicio que unifica, agradezco la entrega y el trabajo realizado por las diez zonas y cada uno de los regionales de México y los Estados Unidos; por espacio de diez días, se abrieron las puertas, conocimos su realidad, nos acercamos, pero sobre todo quedo de manifiesto la gran actitud, el porque de su permanencia, en una frase: el porque Dios las escogió para ser ANIMADORAS.

Importante agradecer a Venezuela, quien aun en sus carencias, las animadoras Venezolanas tratan de llevar el bien a otros a través de la Evangelización. GRACIAS a las Coordinaciones del Equipo Internacional muy buen trabajo digno de resaltar, haciendo nuevas todas las cosas para permanecer y crecer.


“Tenemos lo importante” conjuntar los esfuerzos, lograr que el espíritu de SERVICIO se fortalezca, que el AMOR se haga presente, que el RESPETO se manifieste y que el COMPROMISO se reafirme, teniendo la bandera de un don heredado por Dios capitán de nuestro barco!




Bendiciones a todas! AMSIF ES UN DON DE DIOS


83 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo