• Fabiola Veytia

Los Efectos del Alcoholismo en la Familia

. ¿Conoces cuáles son las nocivas consecuencias del abuso de sustancias etílicas?




“El que ama el placer termina en la indigencia, el que ama el vino y la buena vida no se enriquecerá.” Proverbios 21, 17.

¿Te preocupa la forma en que tu esposo o tus hijos consumen alcohol? ¿Has sufrido las consecuencias del abuso del alcohol en tu propia familia? ¡No tengas miedo! Lo primero es conocer los peligrosos efectos de esta terrible adicción para que así superes esa difícil situación.

En la actualidad, podemos decir que aproximadamente 14 millones de personas en los Estados Unidos tienen algún tipo de desorden en el consumo de alcohol. En México el 34% de la población reporta un consumo excesivo en el 2021.

Las familias son quienes pagan caro las consecuencias de esta terrible adicción. También la esfera de las amistades puede ser alterada sustancialmente por su abuso.



Examinemos algunos de los efectos que el alcoholismo tiene en las familias.


1. Lazos Familiares Deteriorados.


Generalmente las familias que están afectadas por el abuso del alcohol crean vínculos emocionales muy fuertes, inusualmente intensos, al interior de la familia. Esto empieza por los padres, muy preocupados por la adicción de los hijos. Un estudio de la Universidad de Buffalo asevera que la insatisfacción en los lazos matrimoniales es un signo de la presencia del alcoholismo. Las personas con alcoholismo generalmente tienden a minimizar los efectos de su abuso sobre las familias, pero esto destruye la confianza que existe al interior de ellas.






2. Negligencia en el Cuidado de los Niños


Donde existe alcoholismo, los niños no crecen saludablemente pues están ante un mayor riesgo cognitivo, emocional y conductual. Es una preocupación muy creciente que el Estado se toma muy en serio al determinar si los padres son capaces de cuidar a sus propios hijos. Los padres con alcoholismo generalmente se muestran despreocupados por las necesidades físicas y emocionales de los niños. Esto acarrea consecuencias muy serias en su desarrollo: se refleja en problemas académicos, de ansiedad y depresión, un pobre desarrollo emocional, dificultad al desarrollar relaciones íntimas con los adultos y una tendencia a ser deshonesto.




3. Abuso Doméstico.


Las personas que luchan contra el alcoholismo son propensas a insultar a sus familiares, a manipularlas, a mentirles y humillarles como una forma recurrente. Todas estas son formas de abuso emocional. Estudios de la Organización Mundial de la Salud aseguran que alrededor del 55% de los ataques de violencia doméstica tienen que ver con el alcohol.




4. Finanzas Familiares Deterioradas.


El alcohol no es barato cuando existen necesidades prioritarias que satisfacer al interior de las familias. Mientras los hombres prefieren irse al bar y desembolsar a veces hasta más de un millar de dólares en este terrible hábito, las familias sufren precariedades que no se merecen a costa de un terrible hábito que succiona el bienestar de todos los miembros.




5. Problemas Físicos y Mentales


Muchas enfermedades asociadas con la estabilidad física y mental tienen que ver con el alcoholismo. El consumo habitual y adictivo de alcohol tiene efectos devastadores en el hígado, en el cerebro, en el sistema digestivo, en nuestro cuerpo en general. La ansiedad y el estrés con que el alcoholismo captura a las familias son terribles.




¿Realmente una botella vale más que cumplir alguno de los sueños de tus hijos? Te dejamos este cuento con marionetas para culminar la reflexión: https://www.youtube.com/watch?v=EtVDmH-0EXo



¿Te has confrontado a alguno de estos efectos al interior de tu propia familia? ¿Cómo has superado esos obstáculos? Examina muy bien qué has hecho bien y en qué has fallado y de ser necesario, asiste a algún especialista que pueda auxiliarte y guiarte por la difícil situación que atraviesas. Recuerda que las puertas de la Iglesia siempre estarán abiertas para ayudarte y darte un abrazo que reconforte.




“Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: "¡Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores!".” Lucas 7, 34.

¿Te gustó este artículo? Te invitamos a compartirlo en tus redes sociales.

¿Quieres adquirir más herramientas para acompañar a tu familia en su desarrollo y guiarlos lo mejor posible? Te invitamos a unirte a uno de nuestros #centrosamsif aquí te dejamos el link donde puedes encontrar tu centro más cercano o contáctanos para unirte a un centro amsif de manera virtual.

https://www.amsif.org.mx/centrosamsif




72 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo