top of page

AMSIF comunidad de amor y servicio


Querida familia Amsif:


Les quiero recordar que Amsif no es un equipo de voluntarias o grupos de personas unidas por algún interés de poder, de sobresalir, de aligerar conciencias. Amsif, es una familia, una comunidad a la que Jesús nos ha invitado personalmente a cada una de nosotras y a nuestras familias a compartir vida, en especial con lo ms necesitados.


Él nos ha invitado a una comunidad no elitista, ni exclusiva, sino a una comunidad a su estilo, es decir, de amor, servicio, sin excepción de personas.

No de personas quejumbrosas que quieren vivir su fe a su conveniencia, sin ser nunca lastimados, en la que el trabajo se puede hacer duro o pesado, por ser cristianos de tradición o por obras o por méritos o por lo que valemos.

Él nos ha invitado por cuanto amamos. Y aquí tendríamos que replantearnos que: “ser cristianos no es una profesión, chamba, clase social o club.” Ser cristiano es seguir a Jesús con todo lo que implica de maravilloso y trascendente, pero también de renuncia y compromiso.

Hagámonos unas preguntas para nuestro actuar y transformar:


¿Podríamos quedamos conformes con lo que hasta ahora hemos hecho? ¿Qué respuesta con mayor generosidad podemos dar al Señor que siempre NOS tiene presentes? ¿Qué compromiso realista, necesario, importante para las familias de nuestra patria podemos ofrecer como personas y como equipo?


Es indispensable no quedarnos a medio camino. “Los inútiles se quejan y renuncian; los pacientes y sabios agradecen”.

Lo importante es llegar, saber quedarse y participar. Cada una, desde el fondo de nuestro corazón hablemos con Él, digámosle lo que ofrecemos y necesitamos, en su cercanía, nada es imposible.

Demos gracias a Dios y a nuestra Madre Santísima oír haber permitido que unidos celebremos estos primeros XXV años de Amsif, en los que hemos vivido momentos y etapas tan especiales para nuestra vida personal, familiar y comunitaria y roguemos que nos sigan acompañando y que con humildad rectifiquemos en lo que hemos fallado.

Feliz Año 1999, con la esperanza de que aun cuando el mundo parece tan duro, sigue siendo el objeto del amor de Dios.

Desgastemos nuestra vida para que sea lo que Él siempre ha pensado que es la felicidad y realización de cada uno de nosotros.




Las abraza.

Carmelita

134 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page